Search

¿Quién dijo que con horario de oficina no se puede ser espiritual?


Alfredo Yong

Profesor de Zenda Yoga con más de 12 años de experiencia como practicante de yoga. A demás ha logrado una exitosa carrera profesional como programador de apps. Es muy querido en la oficina para la cual desarrolla proyectos de aplicaciones que se usan en organizaciones de salud y bienestar. Cuando termina su horario de trabajo sale feliz a dictar clases de yoga en Zenda Yoga, Balance Studio y United Yoga.

"Soy practicante con algunos años de experiencia y también algunas certificaciones. Intento...

La unión con el alma universal,

El control de mis sentidos y pensamientos,

El balance de mis cuerpos y energía (chacras),

La conexión con mi comunidad y el universo,

Y la ecuanimidad ante la maldad."

1. ¿Por qué empezaste a enseñar yoga?

Enseño desde hace dos años, luego de 10 años de práctica. Surgió como una inquietud, llega el momento en el que uno siente la importancia, la urgencia de compartir estos conocimientos yóguicos.

2. ¿Qué es lo que más te inspira?

Abrir el corazón. Abrir mi corazón, abrir el corazón de la personas, sentir a las personas, descubrir la esencia divina en los demás.

Todo lo que nos rodea, todo en la vida tiene una esencia divina. Todo lo que tiene vida es Dios, es sagrado, y en las personas mucho más aún. Lo reconoces en ti, lo reconoces en los demás, es la misma esencia, todos somos parte del espíritu universal.

3. Cuándo empezaste a enseñar yoga, ¿qué cambios surgieron en tu vida profesional?

Soy programador de computadoras, y la tendencia es trabajar solo.

Eso, ahora, es totalmente distinto. Uno, cuando enseña, está totalmente sirviendo al otro, se vuelve humilde, porque está sirviendo, observándolo y ayudándolo en su práctica. Te conectas con el otro.

4. ¿Qué es lo que te hace feliz?

El hecho de percibir la existencia me hace feliz.

Realmente, es muy alucinante. Uno existe en una especie de filo diminuto, tenemos el abismo del pasado por detrás y el abismo del futuro por delante y uno existe solo en este momento. Existimos en esta milésima de segundo.